• gavel-shutterstock_718951991

    Tras años de atentados muere el Alcalde Nevardo de Jesús Morales

    La Nación fue condenada por la muerte de Nevardo de Jesús Morales Alcalde del municipio de San Carlos, Antioquia.

    El primero de enero de 1999 y después de varios años de atentados, Nevardo de Jesús Morales perdió su vida al lado del único escolta que velaba por su seguridad durante las fiestas de fin de año, en plena plaza del municipio que gobernó: San Carlos, Antioquia.

    El hecho, que ocurrió cuando fue atacado por dos hombres armados que lo abalearon, tuvo una serie de antecedentes:

    En junio de 1989 Morales fue secuestrado por el ELN y junto a él, los alcaldes de Cocorná y San Francisco, quienes fueron liberados 10 días después, al parecer para que llevaran un mensaje al Gobierno Nacional.

    Ocho años después, también en junio, el servidor público sufrió otro atentado en su contra; en esta ocasión el ataque le dejó varias heridas en su cuerpo.

    Posteriormente Morales fue secuestrado por segunda vez en compañía de cinco alcaldes más y cuatro periodistas, seis días después fueron liberados.

    Pero como si fuera poco, el 25 de octubre de 1998, año en el que se posesionó por segunda vez como alcalde, integrantes de un grupo paramilitar ingresaron a la vivienda de Morales en su búsqueda, retuvieron a su compañera permanente y asesinaron a varios de sus vecinos.

    Días después, dos sicarios sin precisar a qué grupo armado pertenecían, acabaron con su vida y la del único escolta que lo acompañaba.

    Por medio de un proceso legal emprendido por la familia del servidor público, y representados por Javier Villegas y su firma de abogados, se logró establecer la responsabilidad del Estado al incurrir en una falla en el servicio de vigilancia y protección de Morales.

    El Consejo de Estado en sentencia de octubre de 2016 condenó a la Nación, a quien responsabilizó de la muerte del mandatario, que solo contaba con un escolta al momento de su ataque.

    El 26 de octubre de 2006, el Tribunal Administrativo de Antioquia negó las pretensiones de los demandantes, sin embargo, la apelación adelantada por Villegas Posada logró que 17 años después de ocurrido el crimen, y 10 años de dictarse la primera sentencia, se condenara a la Nación.

    En esta ocasión, la sentencia del Consejo de Estado fue clara al precisar que:

    “De manera que está acreditado que el Municipio de San Carlos, al momento del homicidio de Morales, se encontraba bajo una grave alteración del orden público debido a la existencia de grupos armados que atacaban constantemente a la población y que se disputaban el control territorial, sin que la Fuerza Pública pudiera restablecer el orden público ni garantizar la seguridad, pues tenía poca presencia”.

    “Como está demostrado en el proceso que las amenazas que recibía Nevardo de Jesús Morales Marín y los atentados de los que fue víctima eran evidentes, durante su campaña política y en el ejercicio de su cargo, su homicidio se presentó en razón de su investidura de Alcalde, circunstancia que reforzaba la necesidad de protección de su vida e integridad personal”.

    “Ante los constantes ataques que sufría la población de San Carlos y su Alcalde, la presencia de un escolta de la Policía para su protección era evidentemente insuficiente. De una parte, porque se trataba de un municipio con circunstancias de alteración del orden público, y de otra, porque como el funcionario había sido víctima de múltiples atentados contra su vida, libertad e integridad, estaba sometido a un riesgo cierto e inminente”.

     

2 Comments

  1. javier bustamante dice: 23 Noviembre, 2016 at 5:39 pmResponder

    es muy buena la labor de los abogados al aser q se isiera justicia ,,,,, sigan paralante

  2. Nelson Raúl Avila Montañés dice: 25 Noviembre, 2016 at 8:53 pmResponder

    La ULTRADERECHA asesina y criminal, que invisiviliza el mismo estado, iglesia, sociedad, prensa y hasta la cultura de la doble moral. Son las élites mafiosas del poder y el capital, los actores criminales, que ni el mismo proceso de paz, no ha logrado visivilizar, ellos siguen atrincherados detrás de la institucionalidad del estado, imponiendo la injusticia y la corrupción, sin dejar de eliminar a todo líder social, de derechos humanos, u opositor al sistema INFAME.

    El punto acá, es hasta cuando el pueblo Colombiano seguirá sometido a tanta injusticia y aberración, preso de la manipulación y división, a que es sometido por esas castas dominantes, que sistemáticamente gobiernan, para sus propios intereses…
    INDIGNANTE !!!!

Agregar un comentario.